lunes, 21 de abril de 2014

SIN BRAGAS Y A LO LOCO


    

  
  Espera, que me subo las bragas antes de escribir. Se me cayeron el otro día viendo la Final de la Copa del Rey y no es plan que me ponga ante el ordenador con el culo al aire. Así es como nos ha dejado el Barça a los culés esta temporada, que somos culés, sí, pero ya la cosa tiene un límite. Nos llueven las hostias por todos lados y, entre gatillazo y gatillazo, frustrados y de bajón, cuando tratamos de templar la moral con un chupito de esperanza, ¡zas, que te pego, leche! Montoro pilla a Messi y sus gestores haciendo cositas con los impuestos, Neymar cantando a voz en grito My cash belongs to daddy, Rosell metido de lleno en el rodaje de La gran evasión, Valdés se pone a tope con su Crónica de una marcha anunciada, (maestro Gabo, DEP), las lesiones amortizando su abono de temporada en el Camp Nou y, encima, por si eso fuera poco, viene la FIFA y nos chulea con amenazas. Oye, mira, que ya está bien, así no se puede, hombre. ¿O es que os creéis que todo ese estrés no se ceba con el ánimo de los muchachos? El pobre Tata, que es nuevo y no le pilla el punto al Barça ni a la de tres, ya no sabe cómo maravillárselas para sacar el equipo adelante. Mira, déjalo, Gerardo, cielo, de verdad, nos han echado un mal de ojo al dato de los gordos y hasta que no encontremos un conjuro no salimos de ésta.
  
  Con todo eso encima, una se pone a ver la Final de la Copa sin mucha fe, a pesar de estar en Semana Santa. Y asiste, impertérrita, al evento televisado, teniendo que aguantar que su exjefe Rivero le cante goles que no lo son. Menudo susto que me dio. Ahora que para susto lo de Di María. ¿Di María? El Fideo aprovechó que estaba en tierras valencianas y cocinó una fideuá pero rica, rica. Vaya partidazo que se marcó el jodío. Con un golito que te cagas cuando no llevábamos ni diez minutos. ¡Anda, chuparos esa, culeretes! Y vaya si chupamos. Los blaugrana no levantaron cabeza hasta que Bartra empujó con la suya el balón en la portería de Casillas. Un golazo sin paliativos. No me vengáis ahora con que si Pepe cantó en el lanzamiento del córner. Mira, tú, los goles no existirían si los defensas y los porteros no se despistaran nunca. Lo que hay que ver es qué pesa más, si la cagada de éstos o el acierto del atacante. Y en el caso del gol de Bartra, el chaval estuvo sembrado. Y el que siembra, recoge. Y por eso los culés empezaron a entonarse y a manejar el balón como se les supone, con talento y criterio. Pero ni por ésas. ¿No ves que Messi andaba más perdido que los de la serie? Hubo dos grandes ausencias en esa Final: la del argentino y la de Xabi Alonso, que ya lleva en busca y captura desde hace semanas. Pero, bueno, como los suyos ganaron, pues la cosa no pasa a mayores y el mediateo merengue no se ceba con él. Con Messi ya es otro cantar. ¡Ay, pibito!, si es que ya se sabe, al perro flaco todo son pulgas y no fuiste tú la Pulguita atómica que tantas diabluras hace siempre a los del Bernabéu.
  
  Cuando parecía que el partido estaba abocado a la prórroga y el Rey empezaba ya a inquietarse en el asiento, va el galés Bale, pilla el balón, se arrea un esprint de más de cincuenta metros, se planta ante la portería de Pinto y  marca un golazo espectacular. Se la metió por entre las piernas, para que el asunto fuera todavía más humillante. Dicen que Florentino se olvidó del decoro y tal y cantó el gol como un poseso. No es para menos, es el mejor gol que le he visto marcar a Bale con la camiseta del Real Madrid. Y además les ha valido un título. De nada le sirvió a Neymar el chutazo que Casillas rozó y envió al palo, poco antes del pitido final. Por fin mojaron los merengues, se vengaron de su eterno rival y los culés nos quedamos descompuestos, sin Copa, sin Champions y sin rumbo.
  
  Pero te digo una cosa, la moral es lo último que se pierde. Y ahora que la peña no da ni un duro por el Barça, igual alguno se lleva algún disgusto. ¿Te imaginas que el Barça ganara la Liga? Uy, se me caen las  bragas otra vez. Nos ha dado tantos palos el Barça esta temporada, que no se me ocurre mejor manera de terminar esto que pegarme un bailoteo con los Mano Negra. ¿Te animas?

   


        

No hay comentarios:

Publicar un comentario