Entradas

Mostrando entradas de 2017

CRUJIENDO A MADINA

Imagen
Madina se va, menudo infeliz, te olvidarás de que te hundí. Y yo en mi ventana, te lo dice Susana, tendré al PSOE para mi.
    Dicen que así andaba canturreando Susana Díaz en una de las pausas del XIII Congreso del PSOE andaluz, que la revalidó como generalísima. Alfonso es una página difícil de arrancar. Gran admiradora de José Luis Perales, la lideresa se hizo con su Y tú te vas, manipuló una miajilla la letra, que a ella se le dan fetén esas cosas, corasón, y, mientras se arreglaba la melena, dedicó unos minutos de regodeo a uno de sus mayores éxitos en las cloacas socialistas: el hundimiento de la casa Madina.
    Andaba Eduardo tocado, pero no hundido, la noche que lo conocí, en otoño de 2015. Había recibido ya el bilbaíno la primera estocada de la Díaz el año anterior al pretender hacerse con la secretaría general del PSOE en unas primarias truculentas, retorcidas y muy maniobradas, como viene siendo tradición en ese partido. Cuentan que a la andaluza se la llevaban los demonios cuan…

¿Qué isla te llevarías a tu libro?

¿Qué isla te llevarías a tu libro, la de Aldous Huxley o la de Robinson Crusoe? ¿O preferirías que Penélope te la tejiera a medida? ¿Cuántas páginas surcarías para visitar a Stevenson? Te emborrachas de libros en la biblioteca de Borges, pero no te atreves a subirte a las barbas de Valle Inclán. ¿Dejarías a solas a Raskólnikov con Las Muchachas en Flor?
Preferiría no hacerlo.
¿Cuánta parte de tu alma seguiría en El corazón de las tinieblas de no haberte encaramado a los Ensayos de Montaigne? ¿Conversarías acaso con Goethe si Eckermann no te hubiera dado permiso? ¿Te agarraste un colocón con la imaginación de Gogol para alcanzar las alturas de Thomas Bernhard? ¿A quién acostaste primero, a Gargantúa o a Pantagruel?
Preferiría no hacerlo.
Si la pureza de Don Quijote no te conmovió, no puedes coronar la cima de La Montaña Mágica. Ni columpiarte en el humor de Jardiel Poncela sin pagar el peaje de Fernández Flórez y ponerte las gafas de Quevedo. Esconderte en las Metamorfosis de Kafka u Ovid…

MATADORES

Imagen
Llegó el 8 de Marzo, nuestro día, yupi, el Día Internacional de la Mujer. Superado ya el fatídico 1984 de Orwell y mucho más allá de la futurista odisea espacial del 2001 de Kubrick, aquí seguimos las mujeres, las que seguimos vivas, aprovechando que nuestro Día pasa por ahí una vez al año, más saturadas que las grasas de estancada impotencia en lo que a derechos y justicia se refiere y sin el más mínimo deseo de celebrar nada de nada.
No hay nada que celebrar, oigan. No nos insulten felicitándonos, por favor. Reservemos las felicitaciones para ese día en el que…
al levantar la vista veremos una tierra que ponga igualdad
Descanse usted en paz, camarada Labordeta, que estoy segura no le importará que haya intercambiado libertad por igualdad en su Canto a la Libertad. Habrá un día en que, cuando el destino se digne alcanzarnos,no necesitaremos un día para que el mundo haga el paripé reivindicativo con nosotras y falte de nuevo a nuestra inteligencia y abuse de nuestra tolerancia, olvidándo…